Agua, un recurso forestal limitado

Casi tod@s somos conscientes de que debemos ahorrar agua, o al menos no desperdiciarla para no perder la mayor de las riquezas de las que disponemos que además no es tan abundante como nos parece, de hecho del 100% del agua de la tierra sólo el 2,5% es dulce y el 70% de esta está “bloqueada” en casquetes polares o lugares inaccesibles.

Continuamente estamos siendo bombardead@s con los mismos anuncios indicando que debemos ahorrar agua y dándonos fórmulas diversas para ello. Desde aqui pensamos que muchos de estos métodos de ahorro son mejorables.

Pongo un ejemplo: “No hay que dejar correr el agua mientras nos lavamos los dientes o usar un vaso con agua”, eso es correcto y efectivamente ahorra agua, pero ¿qué hacemos con el agua mezclada con la química de la pasta de dientes que tiramos por el desagüe?. Creo que este ejemplo expresa en cierta manera lo que pretendemos decir, no se trata sólo de usar poca agua, sino de usarla correctamente, es decir, si usásemos una pasta de dientes respetuosa con el medio ambiente (ejemplo), ese mismo vaso de agua podríamos usarlo para regar las plantas sin agresión alguna para el medio ambiente, por el contrario, hay que usar máquinas de depuración en el proceso para “limpiar” el agua, de manera que no resultaría ni tan ahorrador ni tan ecológico el sistema.

Como este ejemplo hay infinidad de ellos, y no lo explicamos con intención de que nos volvamos locos haciendo peripecias para ser absolutamente respetuoso de la noche a la mañana, pero sí debemos concienciarnos y paso a paso ir adoptando y asimilando nuevas formas de hacer las cosas para hacer efectivo el cambio.

Como ejemplos podemos decir:

  • Usa jabones respetuosos con el medio ambiente o algún sistema como la ecobola.
  • El agua de lavar los vegetales (preferiblemente ecológicos) déjala reposar para que se declore y úsala para regar.
  • Prueba a hervir las verduras sin sal para aprovechar ese agua también para el riego, siempre podemos salar después.
  • No dejes correr el agua de la ducha hasta que este caliente, écha ese agua en un cubo y sácale partido.
  • Coloca difusores en los grifos
  • Si tienes sitio usa un sistema con plantas acuáticas y peces para depurar el agua y enriquecerla y así poder usarla para regar con agua naturalmente fertilizada.

Las posibilidades son infinitas, y la cosa no queda sólo en lo que nos recomiendan desde los medios de comunicación, debemos pensar cómo podemos mejorar lo que hacemos día a día y que nuestro límite sea la imaginación. Y si no se os ocurre, podemos proponer entre tod@s posibilidades….

Hoy no me voy a enredar con demasiada información supercomplicada y digo esto porque el tema que hoy nos ocupa es sencillo, muy sencillo… vamos a explicar como fabricar unas placas solares para calentar agua.

No, no estamos locos, Vamos a demostrar que todo es más fácil de lo que aparentemente parece. El funcionamiento está basado en un principio físico básico, el agua caliente sube y el agua fría baja, de esta manera, como podréis comprobar en la sencilla explicación del video, no tenemos más que construir una parrilla de tubos forrados de botellas negras que atraerán el calor del sol y que se alimenten de agua desde un tanque hasta la base de dicha parrilla, el agua, al calentarse subirá por la parrilla y saldrá por la parte superior de la misma hasta volver de nuevo al tanque, este simple circuito hará que el agua vaya adquiriendo temperatura sin el uso externo de ningún tipo de artefacto.

Sencillo ¿no?, ahora sólo debemos buscar botellas para reciclar y matamos varios pájaros de un tiro, ahorramos dinero, material y reciclamos basura. Simple y directo.

Papel de regalo reciclado

Ya llevamos tiempo sufriendo los incansables bombardeos de los grandes comercios con sus anuncios de juguetes y similares para estas navidades, y bien es cierto que no tod@s, por nuestras diferentes culturas, compartimos estas celebraciones. Pero si hay algo que todas las culturas tienen en común en muy diversas circunstancias y es la acción de regalar algo a otra persona, y esto nos ha dado la idea de intentar hacer nosotros nuestro propio papel de regalo reciclado. Es una idea que ví en El tarro de ideas

Puede ser una idea muy atractiva, el hecho de hacer un papel con periódicos viejos, trozos de papeles de colores (confeti), con hojas secas, flores, etc.

En cuanto a los materiales es muy sencillo, debemos contar con una batidora, un bastidor con una rejilla fina (tan grande como el papel que queramos hacer), un recipiente con agua donde entre el bastidor, una tela de sábana vieja (o similar), una esponja y los papeles que queramos reciclar.

Para hacer nuestro papel hay que seguir unos sencillos pasos: Simplemente se trata de humedecer los papeles en el barreño y batirlos hasta conseguir una pasta fina diluida en agua (cuanta más agua y menos papel, más fino quedará nuestro papel reciclado), ahora si queremos podemos agregar hojas y flores secas o trocitos de papel de colores para que destaquen en la mezcla, una vez hecho esto, debemos recoger esa pasta de papel con nuestro bastidor, haciendo un movimiento similar al de los buscadores de oro, de manera que la pasta de papel quede uniformemente extendida sobre la rejilla, lo sacamos y cuando haya escurrido lo colocamos sobre nuestra tela y le quitamos el exceso de agua con una esponja, ahora ya solo queda esperar a que seque y ya tenemos listo nuestro papel reciclado.

Podemos unir varias piezas de colores con goma arábiga para crear un papel aún más original y cortarlo a tiras para hacer un enrejado o unos lacitos, y en lugar de papel celo podemos cerrarlo con diversidad de cordeles de colores de fibras vegetales.

Estuches para decorar

Usé este método para reciclar unos estuches artesanales que compré en estuchescairo.com.

Son unos estuches muy bonitos hechos a mano, que se regalaron a todos los asistentes a una boda familiar. Gracias al papel reciclado he aprovechado para dar un nuevo toque a estos estuches.

Son estuches de madera, y ahora los he recubierto con el papel. Parecen completamente diferentes y son perfectos para decorar el salón de casa.

Desde aquí os animamos a ser originales y a pasar un buen rato con los niños reciclando papel para hacer un bonito y original papel de regalo.

No se vosotr@s, pero yo me pongo enfermo cada vez que veo en esos programas de decoración sorpresa como destrozan todo lo viejo de una casa y lo tiran de cualquier manera en un mismo contenedor, Sin embargo me da bastante alegría cuando veo esa modalidad donde reciclan o reutilizan cualquier cosa, sobre todo materiales sacados de derribos o similares, creo que es una buena opción eso de dar una segunda oportunidad a las cosas, la reencarnación de los trastos viejos.

Esta opción es muy interesante sobre todo para quién gusta desarrollar la consabida creatividad humana (un poco de capa caída en estos días), las opciones son casi infinitas, desde usar casi cualquier cosa que pueda conformar una tabla como cabecero de cama, o una vieja guitarra vaciada a modo de estantería, o bien, algo que recuerdo de mi abuela, una vieja figura de cerámica rota por arriba, usada como tiesto para albergas un precioso pothos que igualmente pintoresca puede quedar en una vieja lata de conservas.

Desde luego que son muchas las alternativas, y depende de lo manitas que seamos podemos, por ejemplo, usar viejos palés para elaborar vallas para la huerta o maceteros, ¡la imaginación al poder!, pero como bien sabemos, no se trata simplemente de decorar la casa y usar el reciclaje como medio puntual, si no de convertir el reciclaje en un hábito y reducir así la cantidad de deshechos que vertemos sobre nuestro planeta, de manera que a partir de ahora mirad si la basura es realmente basura o es un bonito mueble vintage con una buena capa de pintura ecológica.